Cómo solucioné mis problemas con las varices definitivamente

 

 

Hace unos días, le propusimos a una de nuestras pacientes tratadas con la terapia dual de varices que nos contara su experiencia para poder compartirla con todos vosotr@s. Lo que hemos hecho, es explicar el tratamiento basándonos en sus palabras. Espero que os sirva esta experiencia y que os guste como os la contamos.

 

María, es paciente de la clínica, tiene 34 años y llevaba bastante tiempo buscando un sitio en Málaga para eliminar las varices que tenía y que se habían acentuado cuando se quedó embarazada. Después de dar muchas vueltas e informarse en varias clínicas, decidió venir a ID Láser e informarse.

 

“Antes de decidirme, con este tipo de tratamientos, había consultado en muchas clínicas y visitado gran cantidad páginas web y foros. La verdad es que acabé un poco confundida. Para mi eran importantes 2 cosas: La primera, el tipo de tratamiento, porque no quería pasar por un quirófano y la segunda, la confianza que me trasmitiera el médico. Quería que la persona que me tratara tuviera la experiencia suficiente como para no tener problemas en un futuro. Había leído mucho sobre el tema y no quería que me pasara nada malo por no ponerme en las manos apropiadas.”

 

En la primera consulta, María resolvió todas sus dudas sobre la terapia dual de varices. La doctora Isarría le explicó que este tratamiento consiste en la combinación de una microespuma de polidocanol en un porcentaje adecuado y la aplicación después de un láser vascular muy específico para el tratamiento de varices que consigue que los vasos se cierren totalmente acelerando y mejorando el proceso de la microespuma. De esa manera, las varices desaparecen de forma definitiva.

 

María tenía varios tipos de varices (arañas vasculares, que son varices de pequeño tamaño y más superficiales y varices de un tamaño más grueso) que le provocaban dolores, calambres y pesadez de piernas. Los motivos por los que tenía tantas varices, se debían a varios factores, entre ellos, un factor hereditario muy evidente, tanto su padre como su madre tenían varices. También, le afectaba su trabajo de recepcionista de hotel que le hacía pasar muchas horas de pie y por último, el embarazo que había hecho que sus varices empeoraran después de dar a luz.

 

“Sabía qué el motivo de tener las piernas cansadas eran las varices, pero me daba miedo el tratamiento.”

 

En la primera sesión, María vio como desaparecían muchas de las varices. El resultado había sido muy bueno, aunque tenía que volver de nuevo a consulta un mes después para seguir haciendo retoques e ir cerrando los vasos mas pequeños y seguir limpiando las piernas de varices.

 

Un mes después, cuando María volvió a revisión y vio las fotos del antes y el después tomadas en consulta, aunque a simple vista ya se veían los resultados, se sorprendió de cómo sus varices habían mejorado y que el cuerpo ya las estaba reabsorbiendo.

 

“La verdad es que era una parte de mi cuerpo que no creía que fuera a mejorar nunca, siempre iba a peor, y ver el antes y después, me dio mucha alegría y ánimo para seguir con el tratamiento.”

 

Tras 2 meses, María volvió a la siguiente revisión, donde pudimos comprobar que las varices habían desaparecido casi por completo y que María ya acudía a la siguiente y última revisión con falda corta.

 

“¡No me lo podía creer! ¡ En menos de tres meses han desaparecido casi el 100% de las varices! ¡Voy a volver a ponerme faldas cortas y vestidos! Hacia más de 5 años que no lo hacía.”

 

Para el verano, sus piernas estarán completamente limpias de varices. María nos contaba cuánto había cambiado su vida desde entonces:

 

“Ya no tengo pesadez y me siento muy contenta! Desde luego, si lo llego a saber antes,…ni me lo pienso. María José es una gran profesional que además me ha dado mucho cariño y confianza para realizarme el tratamiento. Estoy muy, muy, muy agradecida.”

 

Dra. Isarría: “Gracias a ti, María, es una satisfacción para nosotros que el paciente este contento, de hecho, siempre tenemos presente que el tratamiento acaba cuando el paciente esta satisfecho con el resultado.”

 

Espero que os haya servido la experiencia de María y que os animéis a venir a consulta para que podáis contar la misma experiencia dentro de unos meses.

 

María y Leonor